Summertime: El verano del 97

Buenas a todos. Hace mucho que no escribo por diversas razones, la principal es que es verano y aunque parezca mentira tengo menos tiempo libre en verano que durante el curso.

He pensado que estaría bien compartir con todos mis recuerdos del verano del 97. En breve entenderéis por qué fue tan importante. Por aquella época yo tenía 9 años, era un enano, pero ya poseía una “recién salida del horno” Nintendo 64. Siempre me he considerado un nintendero desde que mis padres me compraron una Gameboy cuando tenía 2 años y medio. Sin embargo, ese verano lo pasé al completo en casa de mis abuelos y empecé a dudar de mi fidelidad a la Gran N. El motivo no podía ser otro, el Final Fantasy VII.

Mi primo, que es un año mayor que yo , tenía una PlayStation y el Final Fantasy VII, nos pasábamos todas las tardes frente al televisor. Mentiría si dijese que jugábamos los dos, porque él jugaba y yo miraba el 99’9% del tiempo. El otro 0’1% del tiempo jugaban sus amigos. La mayoría habrá jugado a este juego, o eso espero, y si no lo conocerán al menos. Es un juego bastante largo, lleno de historias secundarias en torno a la principal. Cuando llevábamos un mes jugando mi primo ya había llegado al segundo disco del juego. Y aquí es donde ocurrió lo mejor de este verano del 97.

Yo había pasado tanto tiempo mirando cómo jugaba él que me conocía todas las magias, todas las invocaciones, cómo era la mecánica del juego y un montón de cosas más. De repente un día,  mi primo llegó a Junon, ese momento del juego en el que tienes que conseguir un submarino y aparece el monstruo mecánico que en inglés se llama “carry armor”.

Mi primo y sus amigos se pasaron 2 días sin parar intentando vencer al bicho, y no podían, yo observaba cómo lo intentaban y les pedía que me dejasen intentarlo. Al tercer día, ellos estaban cansados de intentarlo y me dejaron una única oportunidad para probar, supongo que con la intención de reírse de mí, yo ya me sabía casi todo lo del monstruo: ataques, HP aproximado, velocidad, debilidades, etc. Así que lo intenté y sorprendentemente lo vencí a la primera. Mi primo casi no se lo podía creer. A partir de ese momento me llamaban y me suplicaban para que matase a todos los enemigos finales.

Cuando terminó el verano, volví a mi casa con mi Nintendo 64, la cual me encantaba pero echaba de menos el FFVII. Esas navidades intenté que me regalasen la PlayStation, sólo por este juego (que la verdad lo valía), sin embargo no lo conseguí. A mediados de la primavera del 98 el FFVII vio la luz para PC y me lo compré al instante en un Centro-Mail (actuales tiendas GAME).

Esta es mi breve, pero intensa, historia de amor con el Final Fantasy VII, desde ese verano he vuelto a jugar al juego una y otra vez cada verano tanto en PC, como en PSP. Por supuesto también a todas sus precuelas/secuelas.

El verano es la mejor época para las historias de amor como esta. ¿A alguien le ha ocurrido algo similar con algún juego?

Publicado el 09/08/2011 en Archivos añejos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. aerovirtualline

    Recuerdo cuando jugué en casa de mis tíos al Soul Calibur en Dreamcast (ains… la Dreamcast…). Tendría yo… no sé, ¿trece años? El caso es que era un moco y en los 10 días que fui de vacaciones les desbloqueé gran parte del juego (del modo misiones o algo similar que tenía). Se lo decían a mi padre en plan: “joe, tu hijo se ha pasado el juego y nosotros apenas habíamos empezado…”.

  2. En mis años mozos…. XD, Recuerdo algo parecido que me paso con el Gran Turismo 2 para PSX, mis primos mas mayores que yo no se podian pasar las contrarelojes y los premios desbloqueables, bueno, no me acuerdo como se llamaban, pero la cosa es que me dejaron el mando de lo aburridos que estaban de intentarlo, la primera vez fue un fail total, pero como mocoso e inocente niño que era, volvi a probar, pero esta vez fue diferente, los planetas se alinearon y no se como ( siguo sin saberlo ) le pille el truco, asi que cada vez que habia uno que no se conseguian pasar, pues me llamaban, creo recordar que me senti muy realizado.

  3. Me ha encantado tu escrito, y sí que es cierto que todos hemos tenido unos pocos meses videojueguiles que recordaremos con nostalgia, que difícil se nos hacía pasarnos un juego, era un mundo. ¡Por aquella época no disponíamos de guías, estrategias y trucos en internet!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: