Tienen sus fallos, aunque duela.

2_opinion

2013 ha dado muchos títulos destacables y para muchos han habidos dos de ellos que se han coronado como los mejores, no solamente de dicho año, sino también de la generación y de la historia. Provenientes de estudios tan prestigiosos como son Naughty Dog e Irrational Games, estoy hablando, por supuesto, de The Last Of Us y Bioshock Infinite. Jugué a los dos de lanzamiento y me encantaron, para qué negarlo, y es que mi intención no es mancillarlos y tacharlos de malos juegos, porque eso sería de auténtico gilipollas. Lo que intento, tal vez, es bajarle un poco los humos. Muchos los idolatran hasta puntos enfermizos, cuando realmente hay más de un fallo y existe una experiencia que, como cualquiera, sufre de carencias e ideas cuestionables.

Lo hago por el bien de la industria y del videojuego, que conste, porque si no aprendemos de nuestros errores no podremos zarpar hacia buen puerto. Incluso en las obras más aclamadas por crítica y público existen fallos, eso siempre. La perfección no existe, ni la necesitamos, pero de los errores se aprende y eso es algo universal. ¿Comenzamos?

Empezamos por The Last Of Us, una experiencia principalmente narrativa y presentada como una mezcla entre cinematografía y desarrollo dentro del propio juego. Con esto me refiero a que el título de Naughty Dog tiene tanto escenas de vídeo como escenas dentro del propio juego, sucesos y eventos importantes para la historia y los personajes que ocurren mientras los controlamos. En esta mezcla existe el conflicto. El principio del juego es un buen ejemplo de lo bien que se puede contar una historia dentro de un videojuego sin necesidad de escenas de vídeo o de parecer una película, todo ocurre a nuestro alrededor mientras tenemos el mando entre las manos y nos sentimos parte de la experiencia, y de pronto… Escena de vídeo.

Frustra saber que Naughty Dog es capaz de hacerlo, de crear momentos que pongan los pelos de punta y que solo sean posibles en nuestro medio, inalcanzables para el cine, al que tanto se empeñan tantos en copiar, como si ese fuera el futuro del videojuego. Frustra que de golpe y porrazo te cuelen una escena de vídeo y al final casi todos los momentos clave de la historia se desarrollen a través de ellas. Es una galería de tiro en la que muchos de los disparos dan en el centro de la cabeza pero… muchos otros dan en los brazos o las piernas. Tal vez era demasiado arriesgado para Naughty Dog crear un triple A que se atrevería a desarrollar el medio por sí solo sin importarle las ventas, eso es algo, desgraciadamente, casi de locos.

Screen-Shot-2013-06-05-at-10.20.26-AM-590x339

Luego tenemos lo del apartado jugable, con verdaderas genialidades salpicadas de mecánicas repetitivas y a momentos de descarado deja vu. Tiroteos, sigilo y pequeños puzles son el pan nuestro de cada día en el juego, el problema es que no acaban de reinventarse demasiado a lo largo de la experiencia. Acabas hasta las narices de mover palés para que Ellie cruce un charco o de recoger escaleras, además de que al final los clickers y demás infectados terminan por convertirse, más que en amenaza, en rutina. The Last Of Us es un juegazo como la copa de un pino, por supuesto, pero obviar sus más que evidentes errores es un error en sí mismo, especialmente porque para un juego maduro debemos ser maduros con su correspondiente crítica, de otra manera… ¿Cómo pretendemos que, insisto, madure el videojuego en general?

Ahí no acaba todo, porque ahora le toca el turno a Bioshock Infinite, un juego que destaca por su calidad técnica, su ambientación y su historia pero que, sintiéndolo mucho, sufre en el resto de apartados. De hecho, su propia mecánica principal es bastante normalita, y no suele variar en ningún momento: Dispara, dispara, dispara y… dispara. El elemento de exploración tampoco tiene tanto peso como se pretende hacer creer. Que la ciudad de Columbia tenga unas vistas hermosas no implica que deje de ser un viaje principalmente lineal, donde explorar implica registrar todos los cubos de basura y habitaciones por si encontramos objetos que puedan ser útiles o archivos de audio que nos ayuden a comprender mejor la historia de Columbia y sus personajes más destacados.

Bioshock-Infinite-screenshot-Elizabeth-and-Songbird (1)

Luego está el tema de las promesas no cumplidas de cara a la obra final. ¿Os acordáis de aquél tráiler en el que combinábamos nuestros poderes con los de Elizabeth? Sí, lo de la nube que ella creaba para que nosotros la electrifiquemos y creemos una tormenta en miniatura que ataque a los enemigos. Eso no existe en el juego final. El songbird, supuesto sustituto del Bid Daddy (porque el Handyman no le llega ni a la suela de los zapatos, directamente) también decepciona. Para ser un guardián todopoderoso, veloz, rápido y que, además, vuela, parece que le cuesta mucho encontrarnos a lo largo del juego, tan solo para, cuando lo hace, tragarnos un bonito script. Además de todo esto, Bioshock Infinite sufre de uno de los errores más comunes y frustrantes del videjuego… El backtracking. No, por favor, no quiero volver por el mismo camino que antes, es una sensación de retroceso que no contribuye a una experiencia dinámica y continua. Al final, nos queda un juego muy pero que muy bonito, con una gran historia y momentos que dejan con los pelos de punta, pero que resulta bastante mediocre en el resto de apartados. No deja de ser un juegazo, pero señores, dejemos de endiosarlo tanto y seamos algo más críticos con lo que tenemos entre las manos.

Ahí van, dos juegos que para muchos son obras maestras y que, realmente… Lo son, pero no por ello están libres de pecado.

¡Nos vemos en el siguiente nivel!

Publicado el 04/08/2014 en 2ª opinión desbloqueada y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Javier. Cada 3 meses escucho que ha salido “El Ciudadano Kane de los videojuegos” y todo el mundo empieza a fliparlo en colores con el título de turno. ¿Hola? ¿Periodistas? ¿Podemos ser un poco críticos? La única forma de corregir errores es que se de importancia a esos errores. Y si la prensa los pasa por alto va a mandar un mensaje a las desarrolladoras que no beneficia a nadie.
    Y coincido totalmente en esa puñetera moda cinematográfica que estamos viviendo. Coño, si quieres hacer una peli vete a rodarla. Es como si cojo un libro, le pongo un DVD en la parte de atrás y al final de cada capítulo digo “Reproduce la escena 3 para ver el final y pasar al capítulo 4”.

  2. Javier Tovar

    Completamente de acuerdo. Aún estamos lejos de un “Ciudadano Kane” del videojuego, un título que defina a este medio como un método de expresión y narración único y que sirva como base para los que estén por venir.

    Un saludo y gracias por el comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: