Una reflexión sobre la exclusividad de ‘Rise of the Tomb Raider’

NewsPleaseOK

Para muchos, lo más terrorífico de la Gamescom 2014 no fue la demo del próximo Silent Hill. El anuncio, durante la conferencia de Microsoft, de que el nuevo Tomb Raider será un juego exclusivo de Xbox One generó bastantes más taquicardias, especialmente entre los fans de la saga. Es lógico. Desde 1996, año en que se lanzó la primera aventura de Lara Croft, todas las entregas de la franquicia han salido en PC y en Playstation. Todas (lógicamente excluyendo juegos para portátiles y móviles). Y de repente, llega un señor y en un minuto, mejor dicho, en una palabra pone todo patas arriba. La palabra en cuestión es exclusively. Veámoslo y reflexionemos.

 

La verdad es que si hubiesen optado por usar un coming first en lugar de exclusively, no se habría liado la que se ha liado. Luego lo aclararon. The Rise of the Tomb Raider será exclusivo durante un tiempo -tiempo que no se ha concretado- y luego será lanzado para más plataformas, y probablemente PS4 y PC estarán entre ellas. Ese fue el primer fallo: ocultar que era una exclusiva temporal. Probablemente, en el acuerdo de exclusividad habrá un apartado en el que se prohibe hacer público la duración del mismo. Quizá también se determinó no revelar que era algo temporal en un principio, pero tras la oleada de quejas se decidió revelar este dato. No lo sabemos. Aunque la verdad es que a mí, si hay algo que me interesaría saber de ese acuerdo es cuánto se ha pagado.

Y es que el dinero, si reflexionamos bien, puede ser una explicación clave -la única quizá- para entender este movimiento extraño, el de hacer exclusiva de una consola una saga que lleva casi dos décadas siendo multiplataforma. El pasado año fiscal, Square Enix (actual propietaria de la franquicia Tomb Raider) sufrió 105 millones de euros en pérdidas, lo que provocó la dimisión de su director ejecutivo, Yoichi Wada, y una reestructuración completa de la compañía. Este año les ha ido mucho mejor (65 millones de beneficio), pero aún así, es fácil suponer que no tengan las cuentas aún cien por cien saneadas. Y si en este contexto, Microsoft llega con un talón en blanco en la mano y lo planta sobre la mesa del nuevo director ejecutivo de Square, mesa en la que los números de la compañía aún están calientes de lo rojos que estuvieron hace nada, qué queréis que os diga. Lo entiendo.

Es cierto que en esta vida no se puede ser cortoplacista. Que hay que mirar más allá de los números y pensar en toda esa gente que lleva 18 años comprando tus productos, la mayoría de los cuales ahora dejarán de hacerlo, a menos que se compren una máquina que vale 500 euros solo para jugar con la señorita Croft, cosa improbable. Pero quizá (digo sólo quizá, porque no lo sé), era coger ese talón o poner otra vez al borde del abismo a la compañía. ¿Alguien de los presentes desea que Square Enix cierre? No, verdad. Porque sería decir adiós no ya a Tomb Raider, sino a Final Fantasy, Dragon Quest, Kingdom Heart, Hitman, Deus Ex…

Con esto, no estoy diciendo que esté de acuerdo con esta exclusividad, ni con ninguna. Creo firmemente que los juegos que siempre han sido multiplataforma, deberían seguir siéndolo. Y que si Microsoft quiere exclusivas, que se las curre, pero no en los despachos. Sin embargo, los videojuegos son un negocio. Nos guste o no, y cada vez más. Microsoft tiene todo el derecho a intentar “captar” franquicias, y Square a poner en una balanza pros y contras de dejar a la mayoría de sus compradores sin producto que comprar (casi el 70% de las ventas en consola de Tomb Raider: Definitive Edition fueron en PS4), y por tanto vender menos, frente a un dinero que es seguro.

Lo que sí pueden aprender otras compañías de lo que ha ocurrido con The Rise of the Tomb Raider es que si quieren “venderse” y hacer su franquicia exclusiva de una consola, mejor que sean transparentes. Que digan abiertamente si esa exclusividad es indefinida, temporal o de por vida. Que expliquen sus motivos. Que hablen con la enorme comunidad de fans que tiene esta franquicia, que hablen con los medios, que hablen con Sony (por lo visto su presidente se enteró al mismo tiempo que el resto de los mortales de que PS4 se quedaba sin más Lara Croft). En definitiva, luz y taquígrafos. Y a partir de ahí, que cada uno elija.

¡Nos vemos en el siguiente nivel!

Publicado el 25/08/2014 en Newspapers, please y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Cada vez que pienso en el concepto de la exclusividad me pongo un poco más malo… ¿Te imaginas un reproductor de Blue-Ray donde sólo pudieras ver las pelis de Columbia pero no las de Universal? ¿Te imaginas un e-book que se vendiera diciendo “lee 50 sombras de Grey en exclusiva en nuestro e-book”? Es de locos…
    Sí, entiendo que las exclusividades han mantenido a flote sagas como Bayoteta y que hay muchos juegos indies que agradecen esas pelas extra y el soporte de Sony. Pero es una práctica anti-consumidor que a la larga no va a beneficiar a nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: