No hay fiesta como la fiesta de Mario: Mario Party

Arbol_Juegologico

Todos sabemos que el fontanero de Nintendo es polivalente: más allá de salvar a la princesa de las garras de Bowser, sabe conducir karts, jugar al tenis, al golf y muchas otras cosas más. Pero el bigotudo Mario también es todo un experto en organizar fiestas, y así lo ha venido demostrando desde hace 15 años con la saga Mario Party, con montones de tableros y minijuegos junto a los que Mario y todos sus amigos (e incluso enemigos) han pasado los años lanzando el dado y recolectando monedas y estrellas.

Las primeras fiestas

Mario organizó su primera fiesta allá por el año 1998 en Nintendo 64, un año más tarde para fuera de Japón. En esta primera ocasión sólo tenía cinco invitados para jugar en sus tableros: Luigi, Peach, Yoshi, Donkey Kong y Wario formaban el resto del plantel de personajes seleccionables, aparte del fontanero hospedante.

MarioPartyInTheSky

La mecánica que luego se repetiría en futuros juegos comienza aquí, por tanto: cuatro jugadores se enfrentan en un tablero por conseguir el mayor número de estrellas a cambio de 20 monedas. Al final del número de turnos establecido, aquel con mayor número se proclama ganador. Para hacer las cosas más interesantes, al finalizar cada ronda los jugadores se enfrentan entre ellos o por equipos en un minijuego seleccionado aleatoriamente. Los vencedores serán recompensados con 10 monedas. Además, a lo largo del tablero, las diferentes casillas modificarán la cuantía de monedas de los jugadores.

El primer Mario Party contaba con 56 minijuegos disponibles, y más allá de disputar las partidas en los tableros, se pueden disfrutar los minijuegos en un modo aparte. El título recibió una acogida bastante positiva, aunque debido al contenido del título estaba claramente enfocado a jugarlo en compañía, y resultaba “vacío” para aquellos que quisieran disfrutarlo a solas.

Un año más tarde, la buena recepción de Mario Party hizo posible la salida de la segunda entrega. Seis nuevos tableros fueron creados en esta ocasión, y dependiendo en el que jugásemos, nuestros personajes (los mismos disponibles que en la primera entrega) tendrían distintos atuendos que lucir, ambientados con la temática de cada tablero. Un total de 65 minijuegos componían las batallas entre jugadores, 43 de ellos totalmente nuevos mientras que los restantes consistían en remodelaciones de algunos minijuegos del primer título.

Mario-Party-2-Wallpaper

Mario Party 2 también recibió buenas críticas, ya que la mayoría de los medios concordaron en notar que el título consistía una mejora en todos los aspectos de la anterior entrega, aunque la falta de innovación frente a la primera entrega también se dejo constatada.

Llegó el año 2000 y con él la última entrega de Mario Party para Nintendo 64. Mario Party 3 ampliaba el plantel con dos nuevas incorporaciones: Daisy y Waluigi. Además, 12 tableros componían el total de escenarios jugables, siendo un número de los más altos en toda la saga. 80 minijuegos estaban disponibles en esta ocasión que los jugadores debían disputarse la victoria.

Debido a que las novedades que incluía el juego continuaban sin ser especialmente innovadoras, la crítica se mostró algo menos favorable con la nota que en anteriores ocasiones. El gran cambio no llegaría hasta las próximas entregas, que veremos a continuación.

Fiesta al cubo

Poco después del lanzamiento de Nintendo GameCube, la saga Mario Party quiso estrenarse con gráficos renovados aprovechando las capacidades de la consola. Así nacía Mario Party 4, que aunque mantenía la misma mecánica que la vista en las entregas de Nintendo 64, ofrecía un aspecto totalmente renovado.

Mario-Party-41

Los mismos ocho personajes seguían estando disponibles para disputar partidas en los diferentes 6 tableros totalmente nuevos que en esta ocasión incluía el título, estando cada uno de ellos basado en un personaje diferente que hospedaba cada tablero. Además de los habituales minijuegos, en esta ocasión había un “modo historia” en el que el jugador tenía que superar todos los tableros para finalmente enfrentarse a Bowser.

Pese a la novedad de ser el primer Mario Party para Game Cube, la crítica no se mostró especialmente sorprendida con el resultado final del juego, que les continuaba resultando poco innovador y más de lo mismo. Algunos aspectos aplaudidos fueron, por ejemplo, la mejora en los tiempos de espera en los tableros, restándoles parte del tedio que resultaba en ocasiones en anteriores entregas.

Una nueva entrega al año siguiente siguió en la tónica para la crítica. Mario Party 5 ofrecía por primera vez una baja en la plantilla: Donkey Kong dejaba su puesto como personaje jugable para pasar a tener su propia casilla en los tableros. En su lugar, Toad, Boo y Mini Bowser pasaban a ser personajes jugables en los nuevos siete tableros.

MP5_T

El juego repetía en la inclusión del modo historia, en la que esta vez el jugador se enfrentaba a los tres Mini Bowser, que trataban de desbaratar los planes de Mario y compañía, que actuaban bajo los consejos de las siete estrellas centinelas (rescatadas de la saga Paper Mario). Los tableros sufrieron algunos cambios, pues en lugar de los objetos de anteriores entregas esta vez se encontraban encerrados en cápsulas. Estas cápsulas podían usarse sobre uno mismo, colocarlas como trampas en el tablero o usarlas contra alguien.

Como indicaba antes, la crítica continuó dando notas de aprobado o notable bajo al juego: la originalidad continuaba siendo el lastre que la saga arrastraba una vez más. Y no sería la última ocasión en la que ocurriría, como veremos con la sexta entrega.

Mario Party 6 tampoco consiguió que la crítica cambiase su postura frente a la originalidad del juego, pese a que en esta ocasión los cambios establecidos fueron algo más llamativos que en las dos primeras entregas de Game Cube. Mario Party 6 introdujo por primera vez uno de los dispositivos que apenas serían utilizados en más juegos del cubo de Nintendo: el micrófono.

320px-MarioParty6Title

Este micrófono contaba con un botón por el que captaba la voz del jugador y transmitía la orden hacia el minijuego en cuestión. Poco también fue utilizada esta funcionalidad, pues únicamente cinco o seis minijuegos se valían de esta funcionalidad. Otras novedades fueron la incorporación de un sistema de día y noche, que se alternaban cada tres turnos modificando las normas del tablero; o la inclusión de Toadette como personaje seleccionable.

Llegamos así a la séptima y última entrega para Nintendo Gamecube. Mario Party 7 trató de revolucionar el juego ampliando el número de jugadores hasta 8 por partida. Como la GameCube no tenía la capacidad de conectar tantos mandos, esto se conseguía compartiendo el mando de forma que en los minijuegos cada jugador contaba con un stick y el botón L o R. El micrófono también volvía a estar disponible.

270px-Mario-party-7-setsail

Los tableros para 8 jugadores se jugaban en pareja, de forma que en cada tirada dos personajes se movían juntos a lo largo del escenario. Así, al final de cada turno se iban turnando para jugar un minijuego normal o, en ocasiones, abriendo el abanico para los ocho jugadores.

Los personajes además contaban ahora con una cápsula especial personalizada para cada uno. Entre los seleccionables, Huesitos y Birdo se incorporaron al plantel, mientras que Minibowser dejó de pertenecer a él.

Para ser la última entrega de Game Cube, la crítica aplaudió el juego en general por su mejoría en varios aspectos, y aunque no alcanzase las notas más altas, si se notó una subida general de la puntuación que obtuvo.

La fiesta llega al movimiento

Wii había llegado al mercado, y Mario Party no podía perderse participar en la nueva consola. Los nuevos métodos de control parecían idóneos para crear un título de minijuegos y reinventar ahí la fórmula del juego. Rivales como Rayman Raving Rabbids así lo habían demostrado, ¿pero lo conseguirían Mario y sus amigos?

Mario Party 8 llegó con las expectativas muy altas para los jugadores, pero el juego acabó siendo un tanto decepcionante en su producto final. Esto se debe a que, pese a haber conseguido incorporar los nuevos modos de control de forma correcta en los minijuegos, la innovación que tanto había mejorado en la séptima entrega se había perdido. Además, el apartado gráfico del juego quedaba algo flojo para las capacidades técnicas que la Wii tenía (pese a que los gráficos nunca fueron el fuerte en toda la saga).

1402854729

Pese a todo, Mario Party 8 ha conseguido vender montones de unidades alrededor del mundo, posicionándose así como el décimo título más vendido para Wii.

Las novedades de esta octava entrega, más allá del nuevo modo de control, son la inclusión de Blooper y el Hermano Martillo como personajes jugables. Las cápsulas desaparecían y en su lugar los objetos los encontrábamos en forma de caramelo. Comiéndonoslos, conseguíamos ventajas para nuestro personaje o hacerle la vida más difícil a cualquier otro, dependiendo del efecto.

Hasta este momento, Hudson Soft había sido el aliado incondicional que había ayudado a Nintendo a desarrollar todos los Mario Party hasta la fecha. Sin embargo, tras el lanzamiento de Mario Party 8, Hudson Soft cortó los lazos y los títulos pasaron a desarrollarse junto a Nd Cube, que otorgaría a Mario Party el brote de originalidad que tanto venía pidiendo la crítica.

Nace así Mario Party 9, con un sistema de juego completamente renovado que distaba bastante del visto hasta entonces. Los tableros ya no consisten en un circuito por el que dar vueltas, sino de un recorrido de principio a fin. Además, los jugadores se mueven al mismo tiempo en un mismo vehículo, teniendo cada uno su turno para tirar un dado y avanzar (turnos que pueden modificarse durante el transcurso de la partida).

mario party 9

Los jugadores ahora recolectarán mini estrellas, y el que tenga más al finalizar la partida será el ganador. Los minijuegos ahora ya no se realizan obligatoriamente al final de cada ronda, sino que las casillas nos indicarán el tipo de minijuego que ha de disputarse.

El plantel de personajes sufre cambios importantes también. Boo, Huesitos, Toadette, Blooper y Hermano Martillo desaparecen como personajes seleccionables, y en su lugar Koopa, Shy Guy y Kamek se incorporan a la fiesta por primera vez. Además, Minibowser deja de aparecer como enemigo (en Mario Party 8 ya no aparecía, de hecho) y es sustituido por la versión más común del hijo de Bowser, Bowsy, que tendrá sus propios minijuegos al igual que su padre.

¿Y las fiestas portátiles?

Hemos hecho un recorrido por los títulos de sobremesa, pero Mario Party también ha dejado una entrega en cada una de las portátiles de Nintendo.

El primero de ellos es Mario Party Advance para Game Boy Advance, que, pese a compartir el título de Mario Party, dista bastante del resto de títulos de la saga, ya que el modo multijugador es el menos representado en todo el juego. En este juego nos moveremos con nuestro personaje (Mario, Luigi, Peach o Yoshi) por el tablero de forma solitaria, y dependiendo de las casillas que nos vayamos topando, disputaremos minijuegos también de forma individual. Una fiesta un poco triste, ¿no?

Mario-Party-Advance-

Pues lo mismo les pareció a la crítica, que no se anduvo con rodeos y puntuó al juego de manera bastante floja, ya que más allá de tener un modo multijugador apenas existente, el juego se basaba excesivamente en la suerte.

La situación portátil mejoró, afortunadamente, con Mario Party DS. Este Mario Party recuperaba la esencia de la saga retomando el modo de juego habitual de tablero y minijuegos con cuatro jugadores. Además, las posibilidades de Nintendo DS, tales como la pantalla táctil o el micrófono incorporado, permitían en la innovación en los minijuegos.

MPDS3

Ocho personajes estaban disponibles: Mario, Luigi, Peach, Yoshi, Wario, Daisy, Toad y Waluigi. El juego también contaba con un modo historia en el que teníamos que recorrer los diferentes 6 tableros del juego para derrocar a Bowser y su séquito.

La crítica aplaudió favorablemente este título, ya que a diferencia de la edición de Game Boy Advance, este título suponía disfrutar la experiencia Mario Party totalmente de manera portátil, innovando incluso en los minjuegos gracias a los nuevos modos de control. El aspecto que aún así la crítica echó más en falta fue la inclusión de un modo online para el modo multijugador.

El tercer Mario Party para portátiles lo hemos visto recientemente con Mario Party: Island Tour para Nintendo 3DS. Este Mario Party se estructura de forma similar a Mario Party 9, aunque las normas de cada tablero varían según dónde juguemos. Una vez más, los minijuegos aprovechan las posbilidades de la nueva portátil tales como el 3D o el sensor de movimiento, resultando en una variedad de minijuegos bastante amplia en cuanto a control.

PS_3DS_MarioPartyIslandTour_esES

Boo y Bowsy se unen al plantel de personajes ya vistos en Mario Party DS como novedades, así como los siete tableros completamente nuevos.

Pese a todo, la crítica continuó pensando que este título no innovaba lo suficiente frente al resto de Mario Party y le otorgó calificaciones algo más bajas que a su antecesor de Nintendo DS. Una vez más, la crítica también echó en falta la posibilidad de jugar online.

La fiesta aún no ha acabado…

Mario Party 10 se lanzará el próximo año para Wii U y ya conocemos algunos detalles de esta nueva entrega. Desarrollado una vez más junto a Nd Cube, Mario Party 10 mantendrá el modo de juego visto en Mario Party 9, aunque en esta ocasión añadirá un nuevo modo llamado Bowser Party, para cinco jugadores.

nintendo-anuncia-mario-party-10-para-wii-u-1402652058321

En este modo, el jugador con el GamePad controlará a Bowser y su misión será que ninguno de los jugadores llegue al final del recorrido con “vida”, representada en forma de corazones. Para ello, durante los minijuegos especiales para este modo, el jugador en la piel de Bowser pondrá trampas y demás dificultades a través del GamePad, tratando de acabar con el resto de jugadores.

¿Será este por fin el refresco que la serie Mario Party lleva pidiendo desde hace años? En unos meses lo comprobaremos.

Acerca de Borja Duret

Nací en el 92 y soy muchas cosas, entre las que no se encuentra ser jugador de voleibol. Me he formado como periodista y mis pasiones principales son los videojuegos y la música. También soy bastante majete, según dicen.

Publicado el 15/10/2014 en El árbol juegológico y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: