Una Madrid Games Week muy indie

madrid_games_week_rgb¡Ah! ¡Qué bien sienta de vez en cuando volver a estas tierras blogueras a escribir estupideces que probablemente no lea ni Dios! Y es que yo no vengo aquí por la fama o el dinero… o para ver si cae una cosplayer… aunque vi unas cosplayers el viernes que… ¡Bueno! ¡Que hablemos un poco de la Madid Games Week de este año!

Si alguien sigue mi trayectoria (que lo dudo), recordará que el año pasado critiqué la feria porque se echaba en falta un stand en condiciones donde poder jugar a juegos españoles mientras hablabas con los desarrolladores (en realidad critiqué muchas cosas, pero ésto fue lo que más me tocó la moral). Que sí, que tenías un huequillo ahí al lado de la puerta donde teníamos algo de repertorio nacional, pero… no sé. Se antojaba poca cosa. Y no porque el producto que se ofrecía allí fuera malo, ni mucho menos, sino porque sin duda alguna se echaban en falta varios nombres.

Pues se nota que los organizadores me han escuchado (ya, ya sé que no. Dejadme, ¿vale?), porque esta vez hemos tenido cuatro pedazo de zonas llenas de desarrolladores españoles que estaban encantados de charlar con cualquiera que se acercara y quisiera probar sus juegos. Y es que además de la zona de los stands de Made in Spain Games, ESNE y Gamelab, Sony tenía una zona en la que había organizado los PlayStation Awards, unos premios que intentan fomentar el desarrollo nacional mediante un concurso de popularidad: llegabas allí, te dabas una vuelta para probar los juegos indies junto a los desarrolladores y luego votabas el que más te había gustado. Y os puedo asegurar que no era una decisión sencilla…

Por aquello de no hacer esta entrada interminable, sólo os voy a hablar de algunos de los títulos que pude disfrutar. Pero realmente fue un placer probar todo lo que se está cociendo en este país. De verdad, todos los títulos merecían mucho la pena. Total, que destaco:

Kromaia – Kraken Empire: un juego de naves arcade, frenético, visualmente único y generado proceduralmente. Como amante de las naves espaciales, no puedo hacer más que recomendaros este título (y encima tuve el high score durante buena parte del jueves, ¡muajajaja!). Eso sí, a veces el apartado artístico hacía complicado entender qué carajo estaba pasando y noté unas importantes caídas del framerate. Pero asumo que esto último está corregido en la versión final que ya tenéis disponible en Steam.

Ziggurat – Milkstone Studios: un Roguelike First-Person Shooter a la vieja usanza mezclado con conceptos de RPG. Lo que más destaca de este título es lo mucho que se parece a los shooters de antaño, cuando la cosa iba de explorar y no de pasillos. Si encima le sumas la fluidez de un framerate constante de 60 frames por segundo te queda un juego súper satisfactorio. También lo tenéis ya en Steam.

Gods will be watching – Donstructeam: chungo, chungo, chunguísimo. Un point and click de temática sci-fi que propone una serie de situaciones estresantes en las que hay que estar pendiente de todo. Como curiosidad, este título nació de un Game Jam. Salió hace unos meses en la plataforma de Valve.

Random fighters – Whootgames: la verdad es que me quedé prendado de este estudio, porque tienen un par de proyectos entre manos que me gustaron bastante. El primero que vi fue Random fighters, un juego de móvil que enfrenta a dos jugadores en una pelea de memorización (sé que suena raro, pero echadle un ojo, que es molón). El otro juego era Castles, un juego de puzles cooperativo basado en empujar y combinar bloques con un estilo visual bastante llamativo.

Lo que os decía: hay mogollón de títulos más de los que me gustaría hablar, pero tengo que contaros más cosas. En cualquier caso, mi más sincera enhorabuena a nuestros indies y un aplauso bien grande a los organizadores de cada stand. Para mí han sido, sin duda, la salsa de la feria de este año.

MGW2

Toca el turno de hablar de los peces gordos, de las empresas tochas. Y si los indies han sido la gran sorpresa de la feria, probablemente los triple A han sido el jarro de agua fría. Bien es cierto que este año se me antoja poco interesante respecto a lanzamientos, pero aun así me ha parecido bastante escasa. Especialmente si tenemos en cuenta las ausencias de grandes como SEGA o Ubisoft. Que sí, que Sonic Boom va a ser un desastre, pero quería probarlo. Y también le tenía muchas ganas a The Crew… Me tocará esperar, qué remedio.

Antes de comenzar con el repaso, quiero dejar claro que mis impresiones se basan en las mañanas de los días jueves 16 (día de prensa) y viernes 17, y que la mayoría del tiempo lo invertí con los independientes y en las charlas de la gente del sector. Pensaba ir el sábado también, pero mi cuerpo decidió que no, que mejor morirse en casa. Bueno, vamos al lío:

Pude probar la nueva versión de Oculus Rift con Project Cars. La experiencia fue una pasada: te sientas ahí en uno de esos asientos con volante y pedales, Oculus, cascos, force feedback de la leche… Vamos, que te metías ahí y aparecías en un circuito de carreras. Bien es cierto que al Oculus le queda trabajo, que sigue teniendo una resolución muy baja. Pero me alegra decir que no sentí ninguna clase de mareo. Y estaba preocupado por el tema, porque soy de los que lee un cartel en el autobús y ya tiene náuseas. De hecho, el año pasado acabé bastante perjudicado de la montañita rusa de las narices… Pero vaya, que bien, que van por buen camino.

Le eché un ojo también a Lords of the Fallen y a Bloodborne. He de decir que nunca he sido un aficionado a la saga Souls, así que realmente me resultó complicado advertir diferencias entre ellos. De Bloodborne me atrae el setting, porque el rollito victoriano, las pistolas y demás mola; pero en esencia me pareció un Dark Souls con una skin diferente. En cuanto a Lords of the Fallen, admito que me ha despertado el interés. Me produce cierta inquietud la sensación durante el combate, porque parece que no sabe lo que quiere ser. En general tiene un toque más arcade que la saga de From Software, pero los ataques son incluso más lentos. De todas formas, para mí la elección es simple: uno es exclusivo de PS4 y el otro no.MGW1

Acabé mi visita del jueves pasándome por Nintendo para echarle un ojo a algunos juegos que tenía pendientes. Eché una partida al nuevo Smash Bros. con mando de Game Cube (ah, la nostalgia…), jugué a Dynasty Warriors: Zelda Edition y me dí un par de vueltas en Mario Kart 8. De Smash tampoco voy a hablaros mucho porque ya habréis visto el Nintendo Direct, así que todo lo que os cuente se va a quedar corto. Sí que quiero apuntar que usar el mando de Cube no me resultó tan cómodo como creía en un principio (aunque quizá sea simplemente porque ya me he acostumbrado a jugarlo con los controles de 3DS). Y en cuanto a Hyrule Warriors… tampoco hay mucho más que decir. Es Dynasty Warriors con skin de Zelda, sin más.

Lo primero que hice el viernes fue ir a jugar a Splatoon. Y reconozco que me sorprendió gratamente. No me entusiasmó la mezcla de apuntado de la tableta y el stick derecho, así que acabé por desactivarlo. Por lo demás tenemos un Third Person Shooter Multiplayer chulo y con un estilo muy propio. Sin embargo, tengo la sensación de que no va a gozar de un gran éxito, porque puede volverse muy competitivo y requerir demasiada habilidad para el público objetivo al que va dirigido. Espero equivocarme.

Otro juego que tenía muchas ganas de probar fue Evolve. Pero tuve la mala suerte de jugar con el médico. Y no lo digo porque no me guste llevar el rol de support, qué va. Es más que nada porque es el personaje que el monstruo tiende a querer matar primero, así que me pasé buena parte del tiempo muerto y viendo jugar a los demás. En cualquier caso, el juego es muy espectacular y hace un hincapié tremendo en jugar en equipo, pero me pregunto si no acabará por resultar repetitivo.

Antes de irme (aproveché el resto de la mañana con los indies) quise probar Sunset Overdrive. No sé si fue porque no había objetivos o que no podía personalizar al personaje o qué, pero me pareció aburrido. Además la jugabilidad es tremendamente lenta. ¿En serio? ¿Nos venden el frenetismo, el grindar por raíles y todo el rollo y luego haces un juego lento? Quedé tremendamente desilusionado. Yo esperaba ir saltando y grindando por todas partes mientras disparaba bichos y me sentí absolutamente torpe.

MGW3

Como podéis ver, me dejo cosas en el tintero. La verdad es que no estaba por la labor de comerme una cola de una hora para ver The Order, que encima de ser exclusivo tiene pinta de ofrecer una experiencia de las que le molan a David Cage. Tampoco presté demasiada atención al stand de Namco, pero es que hace mucho que no me fío de los juegos de Dragon Ball. Y de Naruto no me hagáis hablar… Y sí. Alien me daba demasiado yuyu para jugarlo.

Así que al final aproveché la mayor parte del tiempo en hacer lo que para mí era lo más exclusivo. Lo que no se podía hacer nunca: jugar a juegos junto a los tipos que los habían hecho. Y, sinceramente, creo que este Madrid Games Week ha sido el más flojo en cuanto a títulos de peso, pero para mí ha sido el mejor, porque he tenido la oportunidad de acercarme a la industria de videojuegos nacional y descubrir a un montón de personas fantásticas con un talento tremendo.

¡Nos vemos en el siguiente nivel!

 

 

 

Acerca de Aero

Escritor y jugón empedernido. Una cabeza loca con actitud crítica y con ganas de aportar todas sus insensateces al maravilloso mundo del videojuego.

Publicado el 26/10/2014 en Madrid Games Week 2014 y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: