Mi Madrid Games Week

2_opinion

Hace ya poco más de una semana que fui al Madrid Games Week, la feria de videojuegos más importante de nuestro país. Ya había acudido los dos años anteriores, en la primera edición y cuando aún era Gamefest. Sinceramente, nunca me han hecho mucha gracia este tipo de eventos, especialmente en cuanto a salones del manga se refiere, tipo de evento al que me niego a volver a ir, me da igual la magnitud o el prestigio.

Eran las ferias de videojuegos el único tipo de evento de este estilo que aún me despertaba el interés, especialmente cuando había tanto y tanto hype para este año y esta segunda edición del Games Week. Así que, en un último acto de fe, decidí aparecer por la capital para ver qué se cocía en el pabellón 8 (si mal no recuerdo) del IFEMA.

El resultado ha sido una decepción muy grande, un rotundo candando bien cerrado a cualquier otro evento de este tipo, ahora sí que sí, paso de volver a cualquier feria de este estilo que tenga que ver con videojuegos/manga y todo ese rollo, ya sabéis. ¿Por qué? Bueno, por muchas razones. Para empezar, el ambiente, nada de mi estilo. Si no eran chavales pequeños adictos al LOL o a juegos masivos del estilo era gente de una edad lo suficientemente avanzada como para sentirse algo incómodo a su alrededor. No me malinterpretéis, los videojuegos no tienen edad fija y cualquier persona de cualquier edad los puede disfrutar, es algo que defiendo a capa y espada. Pero de ahí a comportarse como un niño pequeño sin una pizca de integridad me pone de los nervios. Gente turbia, para resumir.

Madrid-Games-Week-2014-Omicrono-2

Luego está el tema del efecto “salón del manga” que parece azotar a cualquier evento “friki” y del que no creo que nos libraremos a corto o medio plazo. Esto es una feria de videojuegos, no un puñetero salón del manga. Entiendo que los videojuegos tienen una fuerte raíz japonesa, pero de ahí a meter con calzador elementos que no pintan nada… Es vergonzoso. ¿Puestos de ramen? ¿En serio? ¿Puestos de camisetas de series, películas y demás? ¿Qué cojones tiene eso que ver con los videojuegos? Sin hablar de cosplays que no vienen al cuento, con peña disfrazada de personajes que poco tienen que ver con el videojuego.

Esto no hace más que ensuciar e infantilizar la imagen de un evento que debería, con sangre y sudor, marcarse un camino como algo serio, maduro, íntegro, a la par de una industria que, de hecho, debería hacer lo mismo si queremos que el gran público acepte a los videojuegos como lo que son. Debo ser algo justo y decir que sí había algún que otro stand muy interesante, especialmente desde el terreno indie, y conferencias sorprendentemente llamativas y muy alejadas de tópicos estúpidos y temas ya más que manidos, masticados y vomitados hasta la saciedad. Pude probar algo del Smash de Wii U y un poco de Bloodborne (porque había poca cola, claro) pero… Nada que me entusiasmara mucho. De todas formas, esto era una parte mínima del evento, en general casi todo fue una brutal decepción.

c509d-madrid_games_week

Por último, y no por ello menos decepcionante, las colas. No es normal que me pusiera a hacer cola para jugar al Evolve a las 18:00 y que a las 20:00, hora a la que cerraba la feria, aún me faltaran más de quince minutos para entrar. Me quedé sin jugar, por supuesto, y la genial idea de los encargados del stand fue lanzarnos pulseras con el logo del juego como si fuéramos macacos a los que los guardias del zoo echan plátanos para que dejen de gruñir. Esto fue la tónica general, porque al día siguiente volví y probé la friolera de… Dos cosas. Y ya. Dos demos del Occulus Rift, una de terror y otra basada en la película de Interestellar.

Súmale a esto un ambiente agobiante, lleno de ruido, con una mayoría de juegos y eventos bastante mediocres que no me interesaban absolutamente nada, y tenemos entre manos un malgasto de dinero traducido en billete de tren, estancia y entrada. Tal cual.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No creo que esté perdiendo el interés en los videojuegos, creo que estoy madurando, y mi punto de vista de la industria ha avanzado a paso de gigante, hasta el punto de que, si no fuera por tres o cuatro juegos, pasaría olímpicamente del sector. Voy a ser bastante sincero: Me daría vergüenza haber llevado a alguien ajeno al mundo de los videojuegos al Madrid Games Week, a mí mismo me la dio en muchos momentos, hasta el punto de que el segundo día, después de comer, acabé hasta los santos cojones y decidí salir a dar una vuelta, porque no podía más. Colas infinitas, ambiente patético, ruido, casi nada interesante… ¿#WeAreGamers? Pues si esto significa ser “Gamer”… Me bajo del carro, ya, sin pensarlo, prefiero la etiqueta “tío al que le gustan los videojuegos”. Más adecuado, más sincero, menos patético.

Habría preferido ir a ver a los de Podemos, al tito Iglesias, a ver qué se contaba. No es coña.

¡Nos vemos en el siguiente nivel!

Publicado el 27/10/2014 en 2ª opinión desbloqueada y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: