Donkey Kong Country: Los simios pre-renderizados cumplen 20 años

Banner

Loading Data…

La ONU aprueba un duro plan internacional contra las mafias… El Congreso de EE UU bloquea la firma del Convenio de Biodiversidad… | (38%) | La infanta Elena se casa con el economista Jaime de Marichalar… El Gobierno anuncia un ‘plan, de guerra’ contra el déficit y la inflación para recuperar credibilidad… | (46%) | Los serbios reclutan a musulmanes para luchar contra musulmanes…

Todo tiene que ver siempre con guerra, economía o cotilleo… ¿Cómo la gente puede vivir conforme no viendo otras cosas en las noticias? Porque está claro que aunque hayan pasado 20 años de las noticas que hemos citado, las que vemos actualmente son prácticamente iguales… En fin, para dejar a un lado ese entorno gris centrémonos en nuestro análisis de la sección Memory Card. Este mes nos toca regresar 20 años atrás para rendir homenaje a uno de nuestros compañeros del equipo: ¡El Mono! Porque sí, hace exactamente dos décadas salió al mercado Donkey Kong Country para la Super Nintendo, el cual fue una total revolución en su época, y no era para menos.

Intro

Nintendo supo promocionar bastante bien a la mascota de su primer juego, la cual estaba resucitando tras casi una década desde su debut en las máquinas arcade, sacando a relucir todos los aspectos que hacían especial al título de Super Nintendo. Personajes pre-renderizados, ¡más colores de los que puedes contar!, ¡no son 32 bits, son 16 bits! Fueron sólo algunas de las cualidades que la Gran N remarcaba de su nuevo lanzamiento. Y es que, en efecto, esas características eran asombrosas y despuntaban respecto de la competencia durante 1994. Por primera vez veíamos personajes manejables pre-renderizados, lo que nos daba una sensación de tridimensional nunca antes vista dentro de un juego de plataformas lineal en 2D. Además el título explotaba al máximo la consola de Nintendo, alcanzando una paleta de colores y un dinamismo nunca antes visto, compitiendo e incluso superando a su rival de la compañía Sega, la cual tenía mejores especificaciones técnicas.

Vamos a ir entrando más de lleno en lo que era el juego y dejándonos de presentaciones sobre este gran título, que la gran mayoría ya conoceréis. Fue desarrollado por Rare en colaboración con Nintendo en 1994, y como ya hemos dicho la plataforma en la que pudimos jugarlo fue la maravillosa Super Nintendo, aunque actualmente hay reediciones del título en la consola virtual de Wii U. Se trata de un juego de plataformas de scroll lateral, al que ya estamos más que acostumbrados a día de hoy, pero que en su momento estaba en su pleno apogeo, sobresaliendo entre ellos el título que nos ocupa y Super Mario World.

Dos monos, un mando: Diversión asegurada

DK1

En esta primera entrega de la saga nos ponemos en el papel del gran primate Donkey Kong y su carismático primo Diddy Kong, cada uno de ellos con habilidades bien diferenciadas. Mientras que Donkey será capaz de golpear prácticamente a cualquier enemigo y noquearlo, Diddy debía evitar a alguno de ellos, pero en cambio éste podía saltar bastante más alto que su primo. El control de ambos personajes será alterno, pudiendo cambiar de uno a otro siempre que queramos y éste esté a nuestro lado; ya que si recibimos un golpe en medio de la fase perderemos al mono que controlemos en ese momento, el cual podremos recuperar al tocar un barril con las iniciales DK grabadas en rojo.

Esto nos permitía tener que ingeniárnoslas para no sólo poder completar los niveles, sino centrarnos en la recolección de objetos, parte bastante importante del juego. Los principales objeto que tendremos que recolectar serán plátanos, jugando el mismo rol que las monedas para Mario o los anillos para Sonic y las letras K-O-N-G que estarán repartidas en cada uno de los niveles; ambos coleccionables nos darán una vida extra cuando recojamos 100 y 5 de éstas respectivamente. Además de estos objetos que nos otorgarán vidas, bastante necesarias debido a la ajustada dificultad del juego, tenemos tres emblemas de animales por fase, los cuales nos abrirán paso a una fase bonus cuando recojamos 3 de la misma forma. Estas fases bonus consistirán en recoger todos los objetos posibles a lomos de las carismáticas criaturas de la saga: Rambi el rinoceronte, Expresso el avestruz, Enguarde el pez espada y Winky la rana.

Todas estas dinámicas son las que más caracterizan a la saga entera de Donkey Kong, y que apenas han sido modificadas en las secuelas que ha tenidoel título, las cuales han sido bastante numerosas.

La historia de estos dos monos es apasionante

DK6

El cometido del juego es sencillo, debemos derrotar al malvado King K. Roll quien ha robado la reserva de plátanos de la isla de nuestros protagonistas. Para ello, Donkey y Diddy forman equipo para patear el culo al repugnante cocodrilo, para lo cual tendremos la ayuda de Candy Kong, quien nos contará viejas anécdotas sobre la historia, Funky Kong, personaje que nos ayudará en nuestros saltos de una zona de la isla a otra y Cranky Kong, quien creemos que podría ser el primate original del primer juego de Nintendo y padre de nuestro protagonista.

Nuestra historia estará segmentada en 7 zonas distintas de la Isla Donkey Kong entre las que se repartirán ni más ni menos que 40 fases muy diferenciadas entre sí. Nos encontraremos en pantallas en las que recorremos junglas salvajes repletas de enemigos, ruinas antiguas con desniveles que parecen insalvables, fases aéreas que tendremos que hacer prácticamente saltando de barril en barril, también habrá niveles subacuáticos muy llamativos, y niveles en vagoneta los cuales son, sin duda alguna, una de las innovaciones al género que más fama les ha dado. Centrándonos en estas últimas, ya que son las que realmente recordarán los que hayan jugado al título en su salida, diremos que eran endiabladamente complicadas ya que requerían unos reflejos muy agudos y una gran habilidad. En las fases de vagoneta nosotros sólo teníamos el control del salto, y la velocidad del vehículo era aportada por el propio diseño del nivel; de esta forma lograba una perfecta combinación entre velocidad y plataformas que nos mantenía en gran tensión tratando de deducir cuando saldría el próximo enemigo o terraplén a evitar.

Una vez llegábamos al jefe final es posible que el juego no hubiera sido completado del todo, tal y como nos indicaría un contador de progreso en porcentaje. Esto hacía que tuviéramos que rejugar bastantes fases para desentrañar todo lo oculto en ellas, dotando al título de una duración bastante más larga de la propuesta por los niveles. Ya no sólo tendríamos que derrotar a 8 jefes finales y superar 40 fases con una dificultad bastante alta, sino que tendremos que darlo todo para poder coleccionar todos y cada uno de los objetos ocultos en las pantallas.

Además de esto, debemos añadir el modo multijugador del título, el cual podríamos disfrutar en compañía de un amigo con el cual nos alternaríamos el control de los monos al modo usual de la partida normal, o jugaríamos en modo competitivo en el que realizaríamos la misma fase uno después de otro intentando superar la marca del rival al final de fase. Lo que tenemos claro es que no será por horas por lo que desecharíamos este juego, ya que aporta largas horas de juego en las que mezclaremos alegrías con desesperación, y además pudiendo compartirlo con amigos, ¿qué más se podía pedir?

La vida del mono dura, sus juegos también

DK3

Hablando de uno de los apartados más importantes del título, sin menospreciar su parte artística, veremos que la jugabilidad de Donkey Kong Country es muy adictiva y ha envejecido de una forma muy lenta, ya que hoy en día se siguen usando los mismos patrones en los juegos de plataformas. Aun así, el clásico juego de los primates tiene algo que no poseen otros juegos del género, y es la combinación de una curva de dificultad muy bien implementada y una variedad de fases que hace sombra a muchos otros títulos. Sin necesidad de avanzar mucho en la historia nos encontraremos con tramos de fases que tendremos que repetir muchas veces hasta poder seguir avanzando, ya que como era habitual en la época, el juego quería hacerte sentir la satifacción de que te has ganado el seguir avanzando. Ésta bien regulada dificultad se ve combinada con el hecho de que no hay más que un checkpoint a mitad de nivel, y que las dificultades sean más de una por fase, por lo que nos veremos teniendo que pasar por aquella parte que nos cuesta varias veces, a pesar de que ya la hayamos superado. Por ello el juego está pensado para que puedas volver sobre tus pasos a recolectar vidas en otros niveles ya superados, ya que sin ellas no podrás afrontar los retos que hay ante ti.

Como curiosidad nombraremos a uno de los personajes secundarios de Donkey Kong Country, el cual ya hemos mencionado en un apartado anterior, y este será Cranky Kong. Este entrañable mono anciano nos contará historias de su juventud cada vez que tenga una oportunidad para ello, y más de una vez hace referencia al mundo del videojuego a forma de metadiégesis. Nos hará comentarios que incluso a día de hoy nos hacen bastante gracia como que en sus tiempos los juegos sólo tenían un par de frames por animación y que, con los 32 megas que posee el cartucho que estamos analizando, él podía llegar a jugar a 30 títulos de su época.

 20 años no son nada para el gran Donkey KongDK5

No creo que nadie dude que Donkey Kong Country fue un juego que revolucionó el panorama hace 20 años y que a día de hoy sigue dando de qué hablar. Un plataformas bien planteado, dinámico y muy variado que nos hará pasar horas pegados a nuestros mandos, ya sea solos o en compañía; y que apuesta una dificultad que nos haga superarnos, no como sucede actualmente en los juegos, que tenemos facilidades y puntos de guardado debajo de cada piedra.

Si ya has jugado el título en algún momento de tu vida, como si aún no has probado ninguno de los juegos de la saga, no sé qué estás haciendo que no te estás buscando la vida para poder disfrutar de este gran plataformas que marcó un antes y un después en el género; y que, a pesar de que la resolución de la época se quede corta actualmente, sigue siendo tan adictivo como hace 20 años.

Y hasta aquí la sección de Memory Card de hoy, ¡nos vemos en el próximo nivel!
Loading Data | (100%) | Please Press Start.

Acerca de Aitor Ledesma

Estudiante de Comunicación Audiovisual y amante de los videojuegos hasta la médula. El sistema PEGI no avisa de que un exceso de horas con un mando en las manos crea seres como yo.

Publicado el 28/11/2014 en Memory card y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: